En ese proceso de increíble complejidad de olvidarnos de ‘ese idiota’, la vida nos pone y una y mil pruebas, hoy vamos a hablar de una que particularmente me pone más histérica. Ojalá que a ustedes no les pase. En esta situación de intento de superación propia, tenemos ciertos obstáculos para entretenernos más (por si hacía falta, no?). El que les voy a comentar es uno de los más tediosos y sepan que me pasó.
Como detesto con cada fibra de mi ser que el tipo en cuestión sea un dulce de leche, no sólo para vos que, además del dulce de leche es la torta entera, sino el típico chico que con decir ‘Hola’ ya le cae bien a todas tus amigas, a tu mamá, a tu hermana, a tu abuela, tu vecina chismosa. No conforme con esos logros, tu mejor amigo que odia a todos los que a vos te encantan, lo invitó a salir con sus amigos, e incluso pudo penetrar la muralla de celos y guardabosquismo de tu viejo. El tipo es un comprador asqueroso de primera calidad sin mencionar que es un divino y educado señorito. ¿Cómo no te iba a gustar?
La cuestión está cuando por esas razones de la vida (su culpa, por supuesto) tu historia se termina, y obviamente lo querés. Porque es obvio que es imposible enojarte tanto con él, no lo hizo de malo, por lo menos me fue sincero…Lo que te hace quererlo más, pero debes hacerle frente a la situación y necesitas reponerte. De a poco el proceso va acomodándose a los cambios. Pero no va que a primera de cuentas, tenés el peor factor en tu contra: para este punto, todos lo conocen. Y encima les cae bárbaro.
Es así que conforme a todo esto, en tu casa, tu mamá te pregunta si sabes cómo anda, que era un simpático…Debe andar genial, con alguna por ahí seguro. Si, la bronquita se propaga un poquito, pero pese a todo, respirás profundo, y con la mejor cara contestas que no tenés ni idea.
Cuando estas super concentrada en otra cosa, viene ese compañerito de curso que tanto te quiere y te pregunta como andás y agrega luego de que contestes: qué es de la vida de Juancito? QUÉ!? No me hables de ese tarado por favor!
Pero ya estás segura de que esto es la punta del iceberg. Todos lo recuerdan, todos te dicen que es un divino, si no me jodas! Y vos haciendo un esfuerzo sobrehumano para no estrangular al insensible que te lo nombra. No por bronca directa a Juancito, sino por desacomodar tu estructura de subsistencia y tu fuerza de voluntad de seguir adelante. De a poco, pero logrando algo. Y viene este tarado y te lo nombra? Sonrisa fingida y contestación simple y evasiva.
La fuerza de voluntad y concentración juegan un papel importantísimo y no saben cuánto más cuando no lo borraste del msn y su nick te atormentaba desde la pantalla .Por mucho que intentes ignorarlo, de alguna u otra manera alguien o algo termina recordándotelo. Pero qué es lo que tienen en contra mía? Nunca falta el que te lo nombra, el que lo trae al umbral de tus momentáneas preocupaciones. Y lo peor es que todos creen siempre tener la solución perfecta.
Todos conocen la historia y se enfrascan en charlas dispuestas a tirarte la posta. Cosa que coquetea peligrosamente con tu frágil mentalidad post-enamoramiento. Todos de onda lo hacen, es verdad, unos ídolos. Pero nadie suele tener la palabra justa. Un simple ‘sí’ es todo lo que necesitás, pero no de parte de todos ellos. De parte de tu molesta pero encantadora debilidad personal. Qué noticia, no?
Pero bueno, aún cuando sabía que era sólo el comienzo la seguís remando, porque terminada la etapa de que todo el mundo pregunte por la integridad de ese tipo, pasa a ese momento justo en el cual, se alinean las estrellas, los chanchos vuelan, el día del arquero se hace feriado y las coincidencias te atormentan.
Pero eso para la próxima, yo y mis crónicas de los obstáculos antes de olvidarte de él o no, volverán el miércoles que viene.
Gente, que tengan un gran finde, gracias como siempre y recuerden, es muy probable que alguien por ahí se lo esté perdiendo.

1 Comment

  1. cam. On 16 de abril de 2010, 13:53

    Por suerte no me pasó, pero me reí bastante, me encanta como escribís Ash:)